ACONTECER LATINO

Tuesday, Jun 27th

Ultima actualizacion:10:38:22 PM GMT

Estas en: Primera Plana > Roberto Taboada > Origen del "Nationalsozialistische" (Nazi)

Origen del "Nationalsozialistische" (Nazi)

Imprimir PDF

alt

En 1919, el veterano del ejército Adolf Hitler, frustrado por la derrota de Alemania en la primera guerra mundial, que había dejado a la nación económicamente deprimida y políticamente inestable, se unió a una organización política llamada Partido de los “Trabajadores Alemanes”.

Fundada a principios de ese mismo año por un pequeño grupo de hombres, entre ellos el cerrajero Anton Drexler (1884-1942) y el periodista Karl Harrer (1890-1926), el partido promovió el nacionalismo alemán y el antisemitismo, y sintió que el Tratado de Versalles (tratado de paz) que puso fin a la primera guerra mundial, fue extremadamente injusto para Alemania al cargar con reparaciones que nunca podría pagar.

Hitler pronto surgió como un dotado orador público muy carismático y comenzó a atraer a nuevos miembros con discursos culpando a los judíos, marxistas y todo tipo de inmigrantes por los problemas de Alemania, y abogando por el nacionalismo extremo y el concepto de una “raza superior”.

En julio de 1921 asumió el liderazgo de la organización. Para entonces se había renombrado el Partido Nacionalista Socialista de los Trabajadores Alemanes (Nazi). El término nazi se deriva de las dos primeras sílabas, como se pronuncia en alemán, del nombre oficial del Partido, ”Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei”.

Los aliados victoriosos al final de la Primera Guerra Mundial no estaban enteramente de acuerdo en el manejo de la paz, pero un sentimiento fuerte (especialmente en Francia) era que debía ser una paz dura y punitiva. Alemania había sido derrotada pero no aplastada durante la guerra, y la mayor parte del combate ni siquiera había tenido lugar en su territorio. Por lo tanto, los victoriosos sentían que la paz  debía ser en contra de Alemania de manera aplastante, incluyendo el pago por Alemania de pesadas reparaciones.

En 1929, Alemania entró en un período de grave depresión económica y desempleo generalizado. Los nazis capitalizaron la situación criticando al gobierno de turno y comenzaron a ganar elecciones. En las elecciones de julio de 1932, captaron 230 de 608 escaños en el parlamento alemán. En enero de 1933, Hitler fue nombrado canciller alemán y su gobierno nazi pronto llegó a controlar todos los aspectos de la vida alemana. Durante ese período de Alemania, los judíos y otros inmigrantes ocupaban importantes posiciones en el país. Entre 60 millones de alemanes existían unos 500, 000 judíos que en el momento ocupaban muy importantes posiciones económicas en el mundo banquero, en los medios de comunicación y en el “Hollywood” del país.

Alemania en Europa en sus momentos antes y después de la segunda guerra mundial, era uno de los lugares más prósperos de esta parte del mundo. También Alemania gozó de una tremenda simulación a una verdadera democracia, en el país se trasladaron a vivir importantes historiadores, científicos e ingenieros, muchos cautivados por el estilo abierto de convivir, en especial de Berlín, una ciudad que los alemanes tradicionales repudiaban y condenaban como el pecado mortal de Alemania, por el libertinaje que existía.

Es importante notar que en esa época los escritores-intelectuales muchos de origen judío tenían a los alemanes enfurecidos por ver publicados en todo el país varios libros en contra de las religiones que promovían el cristianismo. Concluyendo en el 1942, en la Conferencia de Wannsee cerca de Berlín, el Partido Nazi decidió la última fase de lo que llamó la “Solución Final” del “problema judío” y explicó los planes para el asesinato sistemático de todos los judíos europeos.

En 1942 y 1943, los judíos en los países occidentales ocupados, incluyendo Francia y Bélgica, fueron deportados por millares a los campos de la muerte que proliferan por toda Europa. En Polonia, grandes campos de exterminio como Auschwitz comenzaron a funcionar con una eficacia despiadada. El asesinato de judíos en tierras ocupadas por Alemania se detuvo sólo en los últimos meses de la guerra, mientras los ejércitos alemanes se retiraban hacia Berlín. Cuando Hitler se suicidó en abril de 1945, unos 6 millones de judíos habían muerto.