ACONTECER LATINO

Thursday, Aug 17th

Ultima actualizacion:08:35:47 AM GMT

Estas en: Primicias > De Allá > "La Diva", entre el humor y la crítica social

"La Diva", entre el humor y la crítica social

Imprimir PDF

e

José Manuel Rodríguez es un actor de carrera que ha participado en 92 obras de teatro, novelas y películas; es productor, director, profesor de arte dramático y labora en al menos cuatro populares programas de televisión en República Dominicana. Pero ha sido su controversial personaje de “La Diva”, en el que caracteriza a un homosexual que vive del cotilleo, el que lo ha catapultado a la fama como humorista.

El personaje surgió a raíz de una caracterización que hizo en la obra “Las locas del bingo”. La personificación que realiza este actor ha sido tan real, que muchos en su país lo catalogan como “gay” algo que, según Rodríguez, lo tiene sin cuidado. “Yo estoy claro, sé quién soy. No me molesta que crean que soy homosexual, si lo ven así, es una muestra de que estoy haciendo muy bien mi papel”, dice el actor, al tiempo de confesar, entre risas, que hasta ha habido hombres que le han hecho declaraciones de amor.

Aunque Rodríguez realiza distintos personajes en los cuadros de comedia a los que pertenece, el de “La Diva” es el que se ha mantenido por más tiempo en el gusto del público, habiendo cumplido casi 14 años. “La Diva” no solo es conocido en República Dominicana, sino que actúa también en escenarios internacionales. Sus comentarios jocosos suelen estar salpicados, también, de crítica social. Hace un par de semanas, Rodríguez estuvo presentándose en el Teatro ECAS, en Providence, ocasión en que fue entrevistado por ACONTECER LATINO.

El actor dice que, fuera de las críticas de algunos, el pueblo llano gusta de este tipo de personaje. “Mi intención no es ridiculizar a nadie. Es más, te puedo decir que nunca ningún homosexual se me ha acercado para decir que se siente ofendido por lo que yo hago, los que se quejan son de los heterosexuales".

A pesar de su gran experiencia en las tablas, Rodríguez se ha dedicado a ser humorista porque si se dedicara a vivir del arte dramático en República Dominicana “moriría de hambre”, según afirma.

Además, confiesa que tiene una situación familiar muy especial, que lo obliga a agenciarse múltiples fuentes de ingreso. “Mi hijo mayor nació con síndrome de Down, y solo para su tratamiento son 30 mil pesos mensuales que tengo que buscar. Ahora mismo, yo tengo ocho empleos. Trabajo de lunes a domingo, acostándome a la 1:00 de la mañana y levantándome a las 6:00, todos los días”.

Al hablar sobre su primogénito, el humor pasa a un segundo plano. Rodríguez recuerda los duros momentos que vivió al enterarse de la condición de su hijo. “Mi reacción fue de ira con Dios. Era mi primer hijo, mi primer varón. Me preguntaba ¿por qué a mí?”

Recuerda que a su hijo le dieron tres meses de vida, luego le pronosticaron que no pasaría de los tres años. En la actualidad, Enmanuel ya cumplió los 20. “Con el tiempo entendí que ese hijo es mi mayor bendición. Si pudiera volver el tiempo atrás, al momento de su nacimiento, yo no cambiaría nada. Él es un ángel que Dios me envió para que yo mantenga los pies sobre la tierra”, expresa con orgullo. Rodríguez tiene otros dos hijos: Hamlet, de 14 años, y Kevin, de 16.

Además de actor, Rodríguez es ingeniero de profesión, una carrera que cursó para complacer a sus abuelos, afirma, tal y como lo hizo cuando entró al seminario en el pueblo de Jarabacoa, donde solo pudo permanecer por tres meses, ya que esa no era su vocación.

Sobre los programas de humor, señala que han mejorado mucho, aunque admite que se deben depurar un poco más los libretos para despojarlos del doble sentido y la vulgaridad, algo de lo que personalmente se cuida cuando es el encargado de producir o dirigir una obra.

Rodríguez forma parte del elenco de los programas de humor Titirimundati, Boca E´ Piano es un show, La opción de la noche, entre otros. Al mencionar a Titirimundati refiere que es uno de los mejores espacios en su género, porque no hay un protagonista, sino que “todo el mundo brilla”.