ACONTECER LATINO

Tuesday, Apr 25th

Ultima actualizacion:11:02:33 PM GMT

Estas en: Locales > Noticias > Latinos criando "gringos": Desafíos que enfrentan los padres hispanos con hijos en Estados Unidos

Latinos criando "gringos": Desafíos que enfrentan los padres hispanos con hijos en Estados Unidos

Imprimir PDF

oc

PROVIDENCE, RI.- Criar a los hijos con apego a la cultura de su país de origen, mientras los preparan para vivir de acuerdo a las costumbres propias de la nación donde escogieron asentar su familia, es uno de los grandes desafíos que enfrentan los padres de ascendencia latina que residen en Estados Unidos.

Inculcar a sus hijos el idioma, el estilo de crianza, las tradiciones e incluso los gustos por la comida típica de sus países, es una lucha que libran millones de hispanos que están criando a sus hijos en la sociedad estadounidense.

Los desafíos son frecuentemente los mismos, pero cada familia los asume de manera diferente. ACONTECER LATINO recogió las experiencias de familias hispanas con orígenes en distintos países latinoamericanos acerca de cuáles han sido para ellas los retos más grandes en la crianza de sus hijos nacidos aquí, y cómo los han enfrentado.

Apego a las tradiciones

Waleska Higueros y Waldemar Quiroa son de origen guatemalteco. Ellos son los padres de Ailyn, de 13 años de edad, nacida en los Estados Unidos. Enseñarle a su hija el idioma español ha sido uno de los obstáculos más importantes que ha tenido que superar esta familia en el interés de preservar su cultura.

“Yo vine aquí en el 2000, a la edad de 17 años. Tuve a mi hija a los 21, ella nació aquí, en Estados Unidos y hubo una etapa en la que ella no hablaba español. Cuando estaba pequeña, yo le hablaba en español y ella me respondía en inglés. Fue así hasta que ella tenía los cuatro años. Yo empecé a decirle ´si te hablo en español, tienes que responder en español´, y me dediqué a enseñarle el idioma. Empezamos a decirle cosas en español, a leer, y poco a poco lo puse como regla ´en casa hablas español y en la escuela, inglés´.

Cuatro años dedicó esta madre a la tarea de lograr que su hija aprendiera a hablar la lengua de Cervantes. A los 8 años ya la niña hablaba, leía y escribía correctamente en ese idioma y al día de hoy lo domina a la perfección, al igual que el inglés. “Yo le hablo a mi hija siempre de lo importante que es tener los dos idiomas y ella lo ha comprendido así. También le digo que esto tiene que hacerlo con los hijos de ella, mis nietos, para que no se pierda el idioma”.

Waleska se ha encargado también de que su hija aprecie y disfrute la gastronomía guatemalteca. “Nosotros comemos muchas tortillas, para nosotros es algo especial, lo comemos con todo. Al principio no le gustaba mucho que digamos. Pero después, yo explicándole que es un plato importante para nosotros los guatemaltecos, a ella terminó por gustarle y ya cuando come, hasta pregunta por sus tortillas y me dice que quiere aprender a hacerlas para preparárselas a sus hijos. Yo me siento feliz, porque sé que nuestra cultura no se va a perder”, dice.

Para esta madre guatemalteca, la comunicación ha sido fundamental en la crianza de su hija, a la cual le inculca los mismos valores que ella recibió de sus padres, como la honestidad, el respeto. Admite, sin embargo, que lo único que en lo que se ha empeñado en hacer una diferencia es en cuanto a la educación. “De donde yo vengo, con llegar a la  primaria, los estudios básicos, es suficiente. Yo quiero que mi hija se gradúe, que sea una profesional. Tengo un poco de temor de que pasará luego, para conseguir trabajo, aunque ella es americana de nacimiento, su aspecto y su apellido es de latina”, agrega.

Entre baleadas, pancakes y pastas

En la casa de los Canales, la mezcla de orígenes y culturas es muy diversa. Orvin, el padre es hondureño; Christine, la madre, es de ascendencia italiana, nacida en Estados Unidos al igual que Selena Lee, Samantha y Giovanni, los tres hijos procreados por el matrimonio.

“Mis tres hijos tienen problemas para hablar el español. Mi esposa no lo habla y yo, por causa de mi trabajo, no he podido dedicar el tiempo necesario para enseñarles. Ha sido muy difícil porque yo todos estos años he estado trabajando muy duro para que tuviéramos un hogar decente, para que a mi familia no le hiciera falta nada”, explica el padre.

Canales vino de Honduras a los 12 años y aquí conoció a su esposa, con quien se casó cuando ambos tenían apenas 17 años. A sus hijos, dos hembras y un varón, les han inculcado diferentes aspectos de la cultura hondureña, la italiana y la americana. “Esto de unir dos culturas es bien complicado, pero admiro a los papás cuyos hijos son criados aquí y hablan perfectamente el español”, dice Canales, refiriendo que su hija Selena Lee, conocida cantante residente en Rhode Island, es la única de los tres que habla “un poquito” el idioma, aunque admite que “todo sería mucho más fácil para ella” con su carrera como artista, si pudiera dominar bien el español.

Lo que sí han adoptado bien los hijos de esta familia es la música y el gusto por la comida latina. “Ellos tal vez no hablen español, pero desde que escuchan la música latina, se paran a bailar”, diceentre risas. A Selena, por ejemplo, aunque le gustan los “pancakes” y come las pastas que prepara su madre, le encanta la comida hondureña, especialmente las baleadas, las tortillas, los frijoles, el chicharrón y los plátanos.

En lo cultural, esta familia ha sabido balancear bien las costumbres. “Nosotros celebramos la Nochebuena, el 24 de diciembre, y al día siguiente, celebramos la Navidad, como es la tradición en la familia de mi esposa”, señala Canales. Los hijos de los Canales han crecido con un método de crianza que su padre define como “50-50”, en el que se concede gran importancia a los deportes (las dos hembras son destacadas futbolistas y el varón, pelotero) pero también se les enseña que todos tienen que colaborar en las tareas del hogar.

En Estados Unidos la población hispana representa más de 50 millones de personas, según los datos del último censo. Un estudio reciente del Pew Research Center señala que los padres de origen hispano suelen mostrar mayor preocupación que otros grupos en cuanto a los retos que suponen la crianza de los hijos y el desenvolvimiento de la vida familiar.

alt