ACONTECER LATINO

Tuesday, Apr 25th

Ultima actualizacion:11:02:33 PM GMT

Estas en: Negocios > Mi Dinero > Experto bancario aconseja cómo realizar operaciones financieras más inteligentes a temprana edad y antes del retiro

Experto bancario aconseja cómo realizar operaciones financieras más inteligentes a temprana edad y antes del retiro

Imprimir PDF

alt

FLORIDA.- El director de servicios de inversiones y asesor financiero para la entidad bancaria Space Credit Union (SCCU), Michael Simon, asegura que desde temprana edad se pueden tomar medidas financieras que ayuden a lo largo de la vida.

En ese sentido, Simon señala que hay que tomar en cuenta que “algunos momentos de la vida ameritan determinadas operaciones financieras, algunas simplemente por precaución y otras para aprovechar oportunidades”.

De manera, que aconseja tomar las medidas necesarias para realizar las operaciones financieras más inteligentes desde los 20 hasta los 50 años.

¿Qué debería hacer a los veinte años?

Primero y principal, comenzar a ahorrar para cuando se jubile –preferiblemente utilizando cuentas de jubilación con ventajas tributarias que le permitan encauzar el dinero para colocarlo en acciones. Al invertir en acciones, con el tiempo su dinero puede crecer y ganar intereses compuestos de manera muy fructífera - y en este momento, usted tiene el tiempo a su favor.

Como ejemplo hipotético, supongamos que tiene 25 años y, durante 10 años, deposita $5,000 al año en una cuenta de jubilación donde ese monto gana un 7% consistentemente. A los 35 años, deja de depositar dinero en esa cuenta; de hecho, no le vuelve a depositar ni un dólar.

En esas condiciones, para cuando usted tenga 65 años, los $50,000 que depositó durante esos diez años se habrán convertido en $562.683 sin necesidad de que usted haga más nada. Si deposita $5,000 al año en esa cuenta, desde que tiene 25 y durante 40 años, logrará acumular $1,068.048 para cuando tenga 65 años.

Además de las inversiones en acciones, podría también incrementar sus ahorros – con un fondo de emergencia que equivalga a seis meses de sueldo. Probablemente le parezca un monto innecesariamente alto, o una meta difícil de cumplir; pero vale la pena hacerlo, especialmente si está casado o tiene hijos. Piense que podría sufrir un accidente o enfermedad que lo deje discapacitado – no necesariamente en forma permanente pero que le impida generar ingresos.

Según el Consejo de Concientización sobre Discapacidad, cerca de un 25% de la gente sufre este tipo de episodios durante su vida de trabajo y menos de un 5% de ellos están relacionados con el trabajo, de manera que la compensación del trabajador no los cubre. Según Money, solo 13% de los millennials (personas nacidas al fin del milenio) cuentan con un seguro contra discapacidad.

¿Qué resultaría lógico a los treinta años?

Para esta etapa de su vida, es probable que usted esté casado y ya formando una familia, de manera que sus gastos serán más altos que en su etapa de soltero. Al ahorrar e invertir para lograr objetivos financieros a largo plazo, también recuerde jugar un poco a protegerse.

Debería pensar en hacer un testamento y conceder un poder para sus asuntos financieros, por si sucede algo inesperado. Otra medida de planificación o protección de activos que se hace esencial en este momento de su vida es el seguro de vida. Hoy en día, una póliza de seguro de vida por un término de 20 años, por $250,000, para una persona de 35 años, cuesta menos de $30 mensuales. Puede que no genere el mismo valor monetario que una póliza permanente, pero es muy fácil de renovar (y en algunos casos se puede convertir en una póliza de vida permanente).

¿Qué consideraciones surgen entre los 40 y los 50 años?

En este momento usted probablemente se convierta en el relleno de un “sandwich”. Por una parte debe ocuparse de sus hijos y por la otra de sus padres o parientes ancianos. Sus gastos pueden llegar a un nuevo nivel, aunque también es lógico pensar que su salario también aumentará en esa época.

Al enfrentar esta presión económica, trate de mantener el esfuerzo por cumplir sus planes de retiro; es decir, el ritmo y nivel de sus aportes a la cuenta de jubilación. Es posible que tenga adolescentes o preadolescentes en casa y, si aún no ha pensado en constituir un fondo para la universidad, que pueda crecer y ganar intereses compuestos a lo largo del tiempo, éste es el momento de hacerlo. Independientemente de cuán onerosos le parezcan los préstamos estudiantiles, no debe usar su fondo de retiro para pagar la educación de sus hijos.

También sería útil averiguar sobre los seguros que cubren los cuidados a largo plazo (LTCs, por sus siglas en inglés). Si usted tiene dinero, o pronto lo tendrá, posiblemente no valga la pena adquirirlo ya que tendrá el dinero suficiente como para pagar, durante varios años, el hogar de ancianos (o cualquier otro sistema de cuidado para ancianos) que necesite cuando envejezca.

Si considera que pertenece a la clase media, valdría la pena gastar en el seguro LTC, dependiendo de su historial y perspectivas de salud. Si está interesado en este seguro, lo más sensato es comprarlo antes de los 50 años, mientras goza de buena salud.

Entre los 50 y los 60 años, está la “zona roja” antes de la jubilación

Hasta donde sea posible, lo mejor sería acelerar sus ahorros en el fondo de retiro, incrementando el nivel de sus aportes y/o haciendo los aportes adicionales, denominados catch-up, que permiten muchos fondos de retiro a partir de los 50 años. Además, a medida que se acerque su jubilación podrá decidir si desea tolerar mayores riesgos, o no.

Algunos expertos en inversiones dicen que en esta época de bajas tasas de interés y baja inflación, lo más lógico es que el portafolio tienda más hacia las acciones que hacia inversiones de renta fija– siempre que pueda soportar la inevitable volatilidad.

Otros expertos opinan que simplemente es una decisión demasiado riesgosa, incluso aunque haya muchos de la generación del baby-boom (personas nacidas en las décadas posteriores a la segunda guerra mundial) que estén buscando protección para fondos de retiro con montos mucho más altos.

Finalmente, el experto bancario de Space Coast Credit Union (SCCU) aconseja que si es posible pensar en una fecha de jubilación aproximada planificar para la misma. Asimismo, explica que trate de reducir sus deudas al máximo para ese momento o incluso antes. “Jubilarse con muchas deudas puede ser, cómo mínimo, muy estresante. Finalmente, debería consultar con un profesional de finanzas para evaluar cuánto le falta para realizar sus objetivos financieros a largo plazo”.